miércoles, 30 de marzo de 2011

- . Fuerza contra fuerza . -



... ninguna lengua es capaz de expresar la fuerza, la belleza y la heroicidad de una madre (1)


Caricias de una desolación
aliviada por demás
mientras su cuerpo desafía
a su cuerpo que es su vida.
Quiere, se levanta y sale a caminar,
recorre el barrio sin pestañar;
mira sin tener nostalgia
del ayer que habito en su ser.
Conversa y quiere más,
su lucha no tiene piedad,
por eso anda de pie
sin tener porque llorar.
La noche no es su aliada
y al dormirse se encuentra
con el puto dolor que atormenta,
a otro momento de tristeza ...

- Santiago -

1 - Anónimo .-

3 comentarios:

Andrea dijo...

Hermosa manera de describir el momento santi.yo ya nose que decirte lo que trasmitis,ayer por la noche te lo dije al momento de leer el escrito cuando llegue a tu casa y lo estabas posteando pero claro me hice la gila y lo lei ahi jejejeje.

un abrazo enorme

Anita dijo...

Realidad,dolor y angustia me trasmite todo este escrito.es porque se lo que pasa entonces lo veo desde lo mas profundo.

pd:andrea ir despues de las 10 de la noche a lo de santi ya no es ir a tomar mate jajaja shhhh

G a b y* dijo...

Qué sentido escrito Santi, siento lo que mencionas sobre la fuerza maternal desde los dos lados, como hija y como madre. Como madre sé, lo que es luchar y buscar fortaleza hasta donde no la hay, no solo para mantenerme en pie en momentos difíciles, sino porque no puedo más que ofrecer fortaleza y entereza a mi hija, más no sea para que no sufra a mi par. Y como hija, me abraza la admiración y el afecto que siento por la mía... y cualquier momento débil que le saque una lágrima de tristeza o dolor, siento un desgarro intenso y una impotencia desmedida.
Te dejo un besote al vuelo:
Gaby*